Dos actores porno en la mesa | Cataluña



Si no vas amb compte, la vida es ser mateixa llist in loop por Spotify. Una vez más mateix, ambas variaciones según el entorno laboral, familiar, de pareja y de amigos. La Oficina del Periodista ayuda a encontrar distintas realidades, no han sido dos días iguales, pero la clásica distribución de la historia, por área temática, también condena, en todo el país, a reportar todas las variantes de idénticos supuestos gairebé. Viajes, libros, cine, música, series son placebo per viure altres vines. Fins que de vegades, la sort, l’atzar eller els terratrèmolsemotionjon propis i aliens et regalen en bombeta person: gent que t’il lumina amb el que pasa més enllà del teu mon. Dimecres vaig barre entre dos actores porno.

La persona Meva bombeta, l’Álvaro, va a organizar un grupo de sopars que acepten il·lusionada però hi acabes anant arrossegant-t’hi. El plan consiste en un encuentro con tres: ell, l’Enric, in jo. Parlar d’amistat, amor, feina… (¿qué más hi ha?) y anar-se’n a dormir. Llegué tarde porque paré a comprar unos dolços (ganaban glucosa, el otro tema en este momento), y en un trobo con una taula a quatre: un joven alemán, de facciones armoniosas, con la capota vuelta hacia atrás, un brasileño quarantí amb uns brazos con mis cuádriceps, y las mejores fechas de parto previstas.

Entre inglés, español y portugués, l’Álvaro entra sin sentido: «Son dos actores porno, nos pasan muertos en Barcelona». La primera reacción davant de la novetat gairebé mai és bona: ¿Qué pintan aquí estos dos invasores? Explica que conocerán a Grabby, premisa de la industria del cine pornográfico gay, a finales de abril, en Torremolinos (Málaga), una ciudad de peregrinos que obligan a vivir a un policía (y si eso no es posible, que venga el almenys). Gran Hotel Torremolinos, d’Ángel Palomino). Los tres serán de los pocos que coincidirán con el almuerzo endemà en el nou del matí, tendrán conexión y se quedarán en Barcelona.

La conversación comienza con los problemas de salud mental, otra pregunta sobre los basureros. El que más une a los dos actores es su trastorno por déficit de atención. «Piensa en mateix, muere el mateix. Fins fa poc feia una mica de por”, explican los dos amigos. Només fa unes hores que son a Barcelona, ​​​​en by som trollbinder, men det er queixen que tot es pels núvols: «Meny på 200 euro per natt på et hotell er umulig». Planteo aquí la primera pregunta directa a la vetllada: «¿Però no es guanyen mults diners amb això del porno?». Abanés, sí; For tingen dona per viure però no per fer-se ric. Más que eso les dedica relativamente poco: dos años de Kyle, el brasileño, y unos meses de André, el alemán. Ambos se combinan con Only Fans, una plataforma donde la gente paga por ver sus canales, y también ofrece contenido pornográfico.

El segundo debate es sobre los patrones sexuales. Cuando escuchas s’hi han agregado una invitada: l’Ana, decoradora, en seis habitaciones, cuyos detalles sans complejos con felicidad y plenitud son seva vida amorosa y sexual. Un lío de luz y esperanza para un hombre donde la mujer de más de 50 años no es ni mujer ni bistec. ¿El porno te enseña a follar mal? Curiosamente, quienes se posicionan son los dos actores. L’Enric defiende que el porno impone conductas sexuales terribles e imposibles. L’Álvaro piensa lo contrario: ve porno en la ficción y en la vida real. Si te emociona la pantalla, raona, compleix seva funcionó.

El desarrollo es inevitable: ¿La prostituí? ¿Tienes que prohibir? En això, l’Enric se vuelve claro y rotundo: sí. «Res que pugui condujo a un delito es pot permethre», assenyala. L’André explica que tiene grasa d’escolta Me gusta. Relacioné, siento tenir-hi res a veure, sour an otra questió: Un actor porno ¿quieres relaciones sexuales por placer? Eso está claro, respondió Kyle. No te desesperes por un rodatge, porque se pueden acabar desgastando. «Pero no es grava todos los días», afegeix. La semana pasada, por ejemplo, solo en el trabajo un día. Seguim fur viaranys de l’amor. Los dos actores admiten que no tienen pareja. ¿Es per la feina que fan? L’André admite que con caras de que dicen que no, los novios se sientan gelosos para las escenas con otros atractivos actores. «Per això passo, ninguna relación sentimental tóxica», explica.

los relaciono con establecer son de debo? «Somos actores», se ríen. Las erections de las vegades es un milagro de seva ment, y d’altres realmente hi ha chemi amb qui treballen. “Pero el profesionalismo abans que res”, repetía Kyle. Ternera magrejar-ver entre bambalinas. “Si los sabores deben verse de la siguiente manera, sí ho veurem. Però a la feina, profesionalidad”, insisteix. El material que es seriamente requerido por la higiene. «Por respeto al altar, nei?» argumenta l’André. A veces a algunos les da vergüenza la boca, las axilas u otras partes… Pero dicen que son la excepción. Cap d’ells erplantja deixar-ho ara com ara. Me aseguro de que la profesión no tiene límite de edad: «Hola tiene público per tot». Soy más único, más extraño, más diferente, siento que quiero estar en malos ejemplos, querida.

A les elev i poc, un simpático cambrer posando fi al nostre sopar. Se sospecha que el trovador extenderá otro brillo. Misa tarde para las mujeres gana quemando otros vinos. Tanquem la nit amb una foto de familia y una promesa de futuro: convertirse en veure en otra sopar bombeta. Lo que així siguió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *