Kahina Bahloul: «El Islam no ha conocido una revolución intelectual y moderna»


Actualizado

Kahina Bahloul: "El Islam no ha sentido una revolución.
André DalmauEFE

Kahina Bahloul. París, 1979. Primera mujer imán de Francia, que vale las constantes amenazas de muerte de los fundamentalistas musulmanes. EN Mi Islam, mi libertad (La Llave) aboga por un Islam acorde con la modernidad.

Dice que el islam está pasando por una crisis de pensamiento, que no ha sabido adaptarse al mundo actual. ¿A qué lo atribuyes?
La causa de la crisis que atraviesa el islam es multifactorial, y es necesario remontarse a la historia reciente para entender algunas cosas. Yo creo que la pobreza, la miseria intelectual y espiritual, es uno de esos factores, pero también lo son la miseria económica, social y política. Y no debemos olvidar ni minimizar el papel que jugó la colonización en estas consecuencias. Recuerde que la mayoría de los países musulmanes y árabes han conocido la colonización hasta hace poco tiempo. Es el caso, por ejemplo, de Argelia, un país joven que no ha conocido el ejercicio del poder popular; el pueblo que ahora tiene el poder allí, debe recordar que las viejas generaciones, quienes los han educado, no pudieron acceder a ese poder, no ha habido transición. Y también lo es el problema de la ignorancia: Nosotros, los países colonizados, hemos sido arrojados a la ignorancia.
Al menos desde el siglo XIX, si no antes, ha habido un movimiento significativo de pensamiento reformista en el Islam. Y, sin embargo, es el pensamiento fundamentalista el que ha triunfado. ¿Por qué?
El factor principal es el apoyo económico que ha recibido el fundamentalismo y el islamismo fundamentalista. Arabia Saudita, un país muy rico, por ejemplo, ha difundido la ideología Wahhabi (una corriente ultraconservadora del Islam). Cuando esta ideología tiene un poder político detrás, y más si se trata de una monarquía petrolera extraordinariamente poderosa, sucede. Sin embargo, los pensadores reformistas han tenido la pluma como única arma.
Uno de los aspectos donde quizás se manifiesta más profundamente la incapacidad del Islam para adaptarse al presente, es el cuerpo femenino, ¿no crees?
El cuerpo de la mujer está sin duda en el centro de las preocupaciones del poder patriarcal, es un tema político central. Pero esto no es algo específico del Islam. Pero dicho esto, sé que podemos distinguir entre el mundo musulmán y el mundo occidental. El mundo occidental ha experimentado una revolución intelectual y moderna, mientras que el Islam no. Una de las razones de esta diferencia, como he dicho antes, ha sido el movimiento colonial, que ha llevado a que los países que han estado bajo ese dominio sufran una involución, no un desarrollo como el que han tenido los demás países, tanto intelectual y socialmente. , filosófica y tecnológicamente y los ha llevado a la modernidad. Los países que han estado bajo colonización se han quedado con un enfoque arcaico.
¿El Islam de hoy tiene problemas para reconciliar la fe y la razón?
Si probablemente. Pero de nuevo: el Islam, como religión y como espiritualidad, tiene el problema de que proviene de un estado de involución. Debido a la colonización, ninguna evolución ha sido posible en el mundo musulmán. El Islam no es el origen de no prestar atención a la razón, de hecho en el Islam hemos tenido grandes pensadores, grandes filósofos y un importante movimiento racionalista. Lo que pasa es que el desarrollo humano y social que ha tenido el mundo musulmán ha llevado a que la única esperanza en estos países de no caer en la depresión, porque la vida en ellos es muy difícil, es aferrarse a la religión y la espiritualidad. La población musulmana no ha tenido acceso a herramientas adecuadas, no ha tenido acceso a una religión ilustrada, la propia experiencia religiosa ha sido consecuencia de esta situación. Porque no es la religión la que hace la sociedad, sino la sociedad la que hace la religión.
La escuela hambalita, la más ultraconservadora y puritana del islam y la que se ha impuesto en muchos lugares en los últimos años, hace una lectura literal del Corán, incluidos los versos que incitan a la violencia, ¿no?
Sí, y no sólo afecta a los versos que hacen referencia a la violencia, sino que es algo que ha afectado al lugar de la razón. La escuela hambalita forma la base del movimiento fundamentalista y se basa en no tener en cuenta la razón por la cual las personas no tienen demasiada libertad; deja de lado la filosofía, la teología y el misticismo para estar lo más cerca posible del texto del Corán, la letra del texto, y no lo interpreta. Este es un grave error, porque cuando no se tiene en cuenta la dimensión histórica, humana y filosófica de un texto sagrado con un contenido simbólico muy fuerte, se pueden cometer errores muy grandes. Es cierto que el Islam tiene una tradición profética muy grande, lo que pasa es que es una colección de textos apócrifos. Estos textos no se atribuyen al profeta Mahoma, sino que fueron elaborados en el siglo XII por personas anónimas.
Usted afirma que el Corán nunca dice que las mujeres deben usar velo, ¿verdad?
Exacto, así es.
¿Y cómo explica entonces que en Argelia, por ejemplo, ahora haya muchas más mujeres con velo que cuando ustedes eran niñas?
En Argelia, vemos el nivel alcanzado por el movimiento fundamentalista, que ha dominado la práctica religiosa y ha dictado su orientación ideológica y normas religiosas. El Islam fundamentalista no ha ganado la batalla armada en Argelia, donde intervino el ejército, pero ha ganado la batalla ideológica. Mientras la verdadera corriente reformista avanza hacia la evolución humana e interpreta los textos en armonía con los desafíos de los tiempos, la corriente fundamentalista, por el contrario, ha desviado estos textos de su intención original, dando lugar a una especie de mito completamente inventado del orígenes del Islam, lo que corresponde a una fantasía en el imaginario de este pueblo y que obviamente proviene de una lógica patriarcal que domina a las mujeres.
En los últimos años, ha surgido un llamado movimiento feminista islámico que adopta el velo como un acto de fe e identidad, y ha contribuido en gran medida al uso generalizado del velo por parte de las mujeres musulmanas en Europa. ¿Qué piensas?
En mi libro, dedico un capítulo entero al velo, porque quería presentar el argumento teológico detallado que muestra que en los textos coránicos nunca se dice que es una obligación religiosa usarlo. Esta obligación es el resultado de una interpretación humana, y como todas las interpretaciones humanas, tiene un condicionamiento humano. En el origen de la idea de que las mujeres están obligadas a llevar velo, una interpretación realizada fundamentalmente por los hombres es la lógica de un sistema patriarcal que siempre ha tenido como objetivo el control del cuerpo de la mujer. Pero insisto: los textos coronicales están exentos de esta obligación.
Si se considera que el cuerpo de la mujer puede ser provocativo para el hombre, ¿por qué se toman medidas contra la mujer y no contra el hombre?
Así es exactamente como debe ser, los hombres deben tratar de controlar sus propios impulsos y trabajar un poco consigo mismos antes de intentar controlar a las mujeres, ese es el prisma espiritual. Pero en la escuela de Hambalita y en otras escuelas, el prisma imperante es enormemente normativo, muy legal. Debería hacernos preguntarnos: ¿El objetivo del texto sagrado es producir normas o producir una espiritualidad? Mi creencia es que es lo último. Pero es algo que está íntimamente ligado a la historia de todas las sociedades humanas, que han llegado a considerar la religión como una norma. Esto le ha pasado al cristianismo, al judaísmo… Lo que pasa es que el islamismo no ha conseguido salir de ahí.
En la mezquita liberal de Fátima, en París, diriges las oraciones de los viernes frente a una congregación mixta de hombres y mujeres juntos, eres la primera mujer en Francia que se atreve a ser imán. ¿Es por eso que recibes amenazas de muerte?
Creo que a estas amenazas no se les debe dar mayor importancia de la que tienen ni amplificarlas. Creo que vienen de jóvenes que se esconden detrás de una pantalla para enviar mensajes e insultos, pero no he recibido amenazas reales ni físicas.
¿Y no sorprende que sean precisamente los jóvenes los que se oponen a la modernización y reforma del islam que predicas?
Los jóvenes de hoy hacen de la religión un tema de identidad muy importante. La religión en general y el islam en particular atraviesan una situación muy compleja, al igual que muchos jóvenes musulmanes, que tienen un problema de identidad y posicionamiento social, que se sienten marginados y excluidos de la sociedad occidental actual. Y los jóvenes experimentan que el único espacio de dignidad que les queda por defender es la religión, y se aferran a ella y fantasean mucho con ella. A sus ojos, el islam es la mejor religión que existe, pero esto revela un problema más profundo asociado a una situación de exclusión, de educación, de complejo de inferioridad heredado de la colonización… La memoria de la colonización, que sigue ahí y desde donde todavía no habernos liberado, duele. El Islam está ahí en el medio y se convierte en una cuestión de identidad para estos jóvenes.
Si el Islam no se reforma y moderniza, ¿qué riesgos puede enfrentar?
Creo que toda religión, toda sociedad que no se desarrolla, que no sigue un movimiento evolutivo propio de la vida en general y de la vida humana en particular, que permanece esclerótica, tiene una primera etapa de compromiso. Pero si vamos más allá, puede conducir a la desaparición. Cualquier sociedad o grupo social que no sepa seguir un movimiento evolutivo entra en regresión e incluso puede desaparecer.
¿Cómo es el Islam que quieres ver establecido?
Es un Islam que ya ha existido en la historia. Desde que estoy en España, creo que el Islam más cercano en este sentido es el de Al Andalus, una de las referencias más hermosas de lo que ha producido el Islam a lo largo de la historia humana, en el conocimiento científico, filosófico y cultural. vida social. Ese Islam, que también ha existido en otras partes del mundo musulmán, es un modelo a seguir y tranquiliza a la gente. La gente necesita modelos, necesita recordar que algo ya existió para tener la tranquilidad de poder reproducirlo. El Islam de la Ilustración, el Islam ilustrado, siempre ha existido y podemos revivirlo, siempre en vista de los desafíos de hoy.
¿En manos de quién puede implantarse el islam ilustrado?
Creo que tenemos una responsabilidad colectiva. Está claro que los primeros responsables son los musulmanes. Pero también se aplica a los no musulmanes, como los medios de comunicación, que pueden hacer mucho daño cuando solo abordan el tema del Islam vinculado al terrorismo, lo que crea mucha confusión. Y también es responsabilidad de los no musulmanes en la visión que tienen del mundo musulmán, en la visión que tienen del otro. Esto es algo muy importante, porque dependiendo de esa apariencia, el otro puede cerrarse en sí mismo o abrirse.
El hecho de que la religión musulmana no tenga en su apogeo una sola figura de autoridad como lo tiene el Papa en la religión católica, ¿puede dificultar la implementación de las reformas necesarias para la modernización?
La autoridad eclesiástica central es algo muy católica. El hecho de que el islam no tenga cabeza visible es algo positivo, es una peculiaridad del islam que le da flexibilidad, que le da mayor compatibilidad con la modernidad. La descentralización es uno de los valores de nuestra sociedad actual, la democracia y la libertad son consecuencia de la descentralización del pensamiento, es laicismo en sí mismo. El hecho de no tener la rigidez de un poder central, que tampoco tiene el judaísmo y que es propio del catolicismo, puede permitir una mayor flexibilidad.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *