que se yo | opinión



Buenas noticias: l’Escola Bloom ha creado la Biblioteca Dedalus, una colección d’assaig amb l’editorial Periscopi. Fuego titler l’any. Inspirados en los seminarios de la escuela, firmarán los profesores y tendrán conversaciones plenas en clase. Sobre todo, la literatura, pero también la filosofía, el psicoanálisis y la crítica cultural están disponibles para el pensamiento transformador general à la Bloom.

Si retrocedo unos años, no gaires, encontraremos un mint d’articles que es el plano de la pequeña extensión de l’assaig en catalán, panoramas dignos de los autores y editores que le dedican. Rayos X qué hay de nuevo y qué clima aguanta, aquí no hay hi cap, pero la tendencia ha cambiado y Dedalus incluso confirma la felicidad: tindrem assaigs de Marina Garcés, Víctor García Tur, Ramon Mas, Emily McBride, Iris Llop y Sebastià Jovani.

Per disfraz -porque ha sido separado por la academia- el género de assaig suele tener el epígrafe l’objecte d’estudi i, las vegades, con una falsa humillación, suele ir acompañada del habitual «acercamiento a», «reflexiones al voltant de» i «especulaciones sobre». Curiosamente, los dos primeros tomos de Dedalus tienen un título imperativo, más propio del panfleto. Remo ¡Plagio, querido!por Manel Olle, en callate y paga (Encuentros entre política y psicoanálisis), d’Inés García López. Sí camino, sí podem dir, que la hibridación, el diálogo entre géneros y la voluntad del estilo serán marca de la casa, algo que celebramos.

Junto al título escopetejador, y entre el manejo de diferentes objetos, los dos textos tratan de la fragilidad de lo vol fer fit per original, seguido de la identidad, seguido de las ideas y discursos mismos, la autoridad o la obra literaria. Manel Ollé se sirve de una arqueología fantástica para no dañar la idea del plagio y muestra por fin quién late en el corazón de la mejor literatura. Con una escritura y un avance claros y documentados, Inés García desmonta las máscaras del jo en el contexto actual de malestar del sujeto, cada vez el menú se vincula en, paradójicamente, más conectado; cada policia mas buen servicio y mas infeliz.

Assaig que dialoga con su entorno y que no está solo en las interminables cadenas de la manifestación ni en los aplausos del autor; assaig que incorpora y fusiona el gesto académico con otros gestos, con el poético o el político; Assaig que salva el género per dalt, fent-lo baixar del púlpito magistral, pero que también rehabilita per baix, salvant-lo dels popularizers de baixa estofa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *