Sentencias: La empresa podrá despedir a un empleado por haber insultado o agredido a otro empleado fuera del horario laboral


La fachada principal de la sede del Tribunal Supremo en Madrid.
Cadenas JM EXPANSIÓN

El Tribunal Supremo da la razón a la empresa que ha despedido a un empleado que insultó a otro tras una comida de Navidad entre empleados al considerar que el litigio afecta a la empresa, aunque no sea en el horario o en el lugar de trabajo que se presenta a trabajar.

El Tribunal Supremo (TS) ha recogido la doctrina al concluir que un trabajador que haya insultado e intentado agredir a otro fuera del horario y jornada laboral puede ser despedido cuando el acto afecte a la empresa.

Los jueces han afirmado esto a raíz de un recurso en la empresa Aluminio de los Pirineos y Sicilia SL reformas teniendo en cuenta que la conducta del trabajador en su caso propició una «clara influencia y vinculación de la conducta añadida con la relación laboral», al influir en otros compañeros de empresa, «influyendo en la convivencia entre ellos y en la reputación del propio empresario».

La Cámara de Bienestar Social ha analizado si procede el despido disciplinario cuando un empleado insulta e intenta agredir a otro fuera de la empresa y en horario laboral.

En el caso analizado, los jueces han destacado que los hechos declarados probados revelan una comportamiento «relacionado o relacionado con la relación laboral»que “vulnera las normas de convivencia exigidas, directa o indirectamente, en perjuicio de la empresa, y que pasa a ser sancionado con el citado despido disciplinario”, informa Europa Press.

Comida navideña: alcohol y máquinas tragamonedas

Los hechos a los que se refiere se produjeron en el período comprendido entre los meses de noviembre de 2018 y enero de 2019, cuando el trabajador prestaba servicios para la empresa bajo una contrato fijo jornada completa.

En enero de 2019, la empresa le dio al hombre una carta de renuncia disciplinaria por «infracciones muy graves abuso de palabras y acciones y grave falta de ignorar a los superiores, compañeros y subordinados«Especialmente por lo que pasó en la comida de Navidad de 2018.

Según la sentencia, fechada el 31 de mayo, al término de la celebración, el trabajador en cuestión se acercó a uno de sus compañeros, “profirió insultos y expresiones como. ‘gilipollas’ y ‘diablo’‘sin ninguna provocación de su parte’. trató de atacarlo físicamente con una botellaaunque lo impidiera otro trabajador.

Esa noche, abofetea a otro tipo con su billetera que previamente había sacado de su bolsillo, mientras profirió insultos. «maldito pantano»sin provocación alguna por su parte ni discusión previa.

En la empresa se enteraron al día siguiente por el dueño del bar llamó al gerente para contarle lo sucedido. En la empresa preguntaron al resto de trabajadores sobre los detalles y si estaban dispuestos a redactarlo.

Según la resolución, presidida por la jueza Concepción Ureste, el trabajador ya había sido sancionado anteriormente al terminar: una vez por tomar bebidas alcoholicas en el trabajo y otra por haber consumido alcohol y también haber causado daño en materiales de la empresa.

tribunales de la corte suprema corte suprema

El hombre presentó una demanda contra el despido, pero fue rechazada por el juzgado de lo social número 40 de Madrid. Disconforme con el resultado, acudió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que le dio la razón.

Los jueces del juzgado de Madrid creyeron que los hechos se produjeron fuera del lugar de trabajo y horas de trabajo«que dice que lo que pasó tuvo su origen en uno desacuerdo sobre la máquina tragamonedas de dicho establecimiento y no por motivos relacionados con la prestación de servicios.

Así, el TSJ Ordenar a la empresa que le indemnice con 21.719 euros o que le reintegre y le pague su sueldo que dejé de percibir. La empresa, disconforme, llevó el caso al Tribunal Supremo con la intención de recabar doctrina, y los magistrados han accedido a su petición.

El Tribunal Supremo ha estimado el recurso interpuesto por la empresa Aluminio del Pirineo y Reformas Sicilia SL y ha acordado la anulación de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid.

El Tribunal Supremo ha subrayado que los insultos alcanzaron «un sesgo discriminatorio por motivos de raza“y el intento de agresión atentó contra la dignidad de los trabajadores y tuvo consecuencias para la empresa.

Por ello, han considerado que el hecho de que lo ocurrido tuviera lugar en el bar después de la comida navideña «o que su origen fuera una discrepancia sobre la máquina tragamonedas» no puede desactivar la sanción disciplinaria en este caso.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *