Los dos años y medio de descompresión de Valverde: fotografía, música y liberación emocional


Actualizado

El técnico, que no entrena desde su dimisión en el Barcelona hace dos años y medio, inicia su tercer tramo en el banquillo del Athletic

Ernesto Valverde, PR
PATXI CORRALPRENSA ÁRABE

la tapa a Límiteel último libro con fotografías de Ernesto Valverde (Viandar de la Vera, 1964) capta un duelo cerrado: un campo de girasoles, pero todos muertos y alineados como lápidas. Se ven torcidos sobre una nieve que no da luz. A Valverde, desde que estudió fotografía en el IEFC de Barcelona en aquellos años. Javier Clemente lo instruyó como futbolista en el Espanyol, siempre le gustaron las imágenes que expresan potencia en aparente descanso. No parece una coincidencia.

El técnico llevaba dos años y medio descomprimiendo y liberando emocionalmente. Comienza ahora su tercera etapa en el banquillo del Athletic tras ganar las elecciones presidenciales en Juan Uriarteun joven emprendedor que mira al futuro y se aferra a la raíz del pasado.

despedí a Valverde José María Bartomeuexpresidente del Barcelona, ​​13. Enero de 2020. Lo hizo con el primer equipo del Barça, líder de una Liga que no ha vuelto a ganar, tras perder ante el Atlético en semifinales de la Supercopa de España en Arabia Saudí, y sin compensación: Xavi Hernández Y ronald koman Luego rechazaron la propuesta. Quique Setiénque no ha vuelto a entrenar a ningún equipo, hubo que buscarlo en la ganadería de Santander.

Valverde ganó dos ligas y una copa al frente de un equipo que iba camino de la decadencia. Hubo títulos que se celebraron con la boca pequeña y sin hacer mucho ruido, como si ganar se tuviera que dar por hecho. Así fue más fácil que el técnico, que ocultaba su creciente remordimiento por formar parte de un circo que no consideraba propio, pasara a formar parte del imaginario Barcelona por dos derrumbes. La eliminación en Champions en los Juegos Olímpicos de Roma y Anfield fue su sentencia, aunque meses después y con la interacción de un vestuario que pronto supo echarlo de menos.

exhibiciones

Valverde, por su parte, no protestó. Simplemente decidió disfrutar de algunas cosas que el fútbol le había obligado a descuidar. Volvió al anonimato de su vida en Bilbao, participó en exposiciones fotográficas (cofunda el Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao), habló con todo aquel que necesitaba admiración por el fotógrafo japonés daido moriyama -Ah, quedan las sombras de la zona de Shinjuku-, tocaba la guitarra con viejos aliados y no ahorraba en paseos en bicicleta. Volver a la alta competición y a los banquillos dejó de ser una prioridad pese a que su agente no dejaba de recibir propuestas.

El cordón umbilical lo mantuvo atado a San Mamés.

Al igual que Clemente, Valverde inicia su tercera etapa en el Athletic (2003-05 y 2013-17) con la certeza de que recibirá el apoyo masivo de la afición. El nuevo presidente, Jon Uriarte, y otro de los candidatos, ricardo barkalaAnunciaron 48 horas antes de las elecciones que Valverde sería su entrenador. Iaki Arechabaletamientras apuestas Marcelo Bielsa. Al sumar el apoyo a Uriarte y Barkala, a Valverde se le dijo en la noche del viernes que el 64,8% de los colegiados que votaron está de acuerdo en que es él quien intenta devolver el Athletic a Europa, territorio que los rojiblancos no pisan, precisamente desde la marcha. apagado Txingurrí hace cinco años.

loca Bielsa, en esta campaña electoral, llegó a explicar que había recogido en vídeo 580 acciones de Alex Berenguer. El método de Valverde nunca se basó en el estudio obligatorio del fútbol, ​​sino en el uso del sentido común. Lo llamaron por algo Que raro.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *