Mohamed VI insta a Argelia a «encontrar una salida» a la crisis con Marruecos


Mohamed VI No ha tenido su baño de masas anual por tercer año consecutivo. la celebración de fiesta del trono, con la que conmemora su ascenso como monarca cada año tras la muerte de su padre Hasan II el 30 de julio de 1999, ha sido suspendida de nuevo en Marruecos a causa de la pandemia. Desde la cancelación de la ceremonia de la ‘beia’ en 2020, donde los notables del país renuevan su juramento de fidelidad a la corona de Alau, los coloridos desfiles y ceremonias se han reducido a discurso estricto que el rey ofrece a sus súbditos.

Desde el palacio real, flanqueado una vez más por su heredero, el futuro Hasan III, y su hermano, el príncipe Rachid, Mohamed VI leyó este sábado un discurso en el que repasó los temas más acuciantes de la actualidad marroquí y sus relaciones exteriores. Tras dedicar palabras, con voz ronca, a impulsar la reforma del derecho de familia, el desarrollo del Covid, la generalización de la cobertura médica y la economía, el soberano se centró en relaciones con la vecina Argeliaempeoró mucho desde la ruptura de la relación el verano pasado.

Ha asegurado así que tiene «una firme voluntad de encontrar una salida a la situación actual y promover el acercamiento, la comunicación y el entendimiento entre los dos pueblos». Asimismo, ha afirmado que Marruecos se esfuerza «en trabajar con la presidencia argelina» para que Rabat y Argel cooperen «para establecer relaciones normales entre dos pueblos hermanos, unidos por la historia, los lazos humanos y un destino común».

Mohamed VI celebra 23 años de reinado tras meses turbulentos en sus relaciones diplomáticas y el deterioro de su imagen exterior, con un 2021 marcado por la bronca con España y Alemania, no se saldó hasta 2022. En pleno conflicto con Madrid, Marruecos llegó a utilizar la «bomba demográfica» para Enviar 10.000 inmigrantes a Ceuta, incluidos menores, que provocó la condena de la UE. A pesar de ser el primer discurso del monarca ya en la «nueva etapa» de las relaciones entre España y Marruecos, Mohamed VI no ha dedicado palabras a españa. Ambos países superaron el pasado mes de marzo su crisis bilateral, saldada con el reconocimiento de Pedro Sánchez a la iniciativa marroquí para la autonomía del Sáhara Occidental.

Pero la crisis que sigue muy viva es la que también se desencadenó el pasado verano con ruptura de relaciones declarada por Argelia, que también suspendió el suministro de gas a través del gasoducto que cruza Marruecos hasta España. El protagonista principal de fondo es el conflicto del Sáhara Occidental, retomado en noviembre de 2020 tras el colapso del alto el fuego. Y aquí es donde el rey ha profundizado, aludiendo a la «hermandad» entre ambos vecinos, como ya hiciera en su discurso del año pasado.

Tras la reconciliación entre Rabat y Madrid, Argel llamó a consultas a su embajador en la capital española y suspendió el tratado de amistaddecisiones que al mismo tiempo avivaron aún más su enfrentamiento político con el reino de Alau.

Precisamente ayer, el gobierno argelino revocó el gesto de la patronal bancaria ABEF, que el jueves había anunciado levantamiento de restricciones a las transacciones en comercio exterioralegando que las relaciones comerciales con España “son prerrogativa exclusiva del Estado”, según la agencia oficial Aps.

Ninguna mención a la crisis migratoria

El discurso de Mohamed VI contenía otra importante elipsis, ya que llega apenas un mes después trágicos hechos en Melilladonde unos 1.500 inmigrantes intentaron flanquear la valla para cruzar a España con el resultado de que entre 23 y 27 de ellos -según diversas fuentes- perdieron la vida debido a los despidos por parte de la ONU, la Unión Africana y las ONG de lo que hacía a las fuerzas de seguridad «uso excesivo de la fuerza». Rabat lo usó para culpar a Argelia por mostrar una «laxitud deliberada» en el control de sus fronteras. Aunque la línea divisoria terrestre entre los dos países ha estado cerrada oficialmente durante décadas.

Sin embargo, las críticas también llovieron adentro: La ONG local Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) condenó en un grave informe la «represión sin precedentes de las autoridades marroquíes con la complicidad de sus homólogas españolas» contra los migrantes.

El monarca de Alaou se refirió a las fronteras de Argelia para subrayar que las fronteras «que separan al pueblo marroquí del hermano pueblo argelino nunca serán barreras que dificulten su interacción y entendimiento» y ha instado a sus súbditos a mantener «espíritu vecino» con los ciudadanos del estado petrolero.

Asedio de las libertades civiles

En los últimos años ha habido varias denuncias que alertan sobre clima de opresion de las libertades públicas y los derechos civiles en Marruecos. Aunque el reinado de Mohamed VI comenzó con la esperanza de una apertura política, los disturbios en el Rif entre 2016 y 2017 rodearon voces disidentes, con severos castigos ejemplares para los líderes del movimiento de protesta norteamericano.

La aparición televisiva de Mohamed VI se sigue produciendo con el eco de las dimisiones en la organización Observador de derechos humanos (HRW) para la defensa de los derechos humanos, que el jueves publicó un informe condenándolo la existencia de una «estrategia represiva» silenciar a activistas, periodistas y ciudadanos críticos con el régimen marroquí a través de un «ecosistema» de prácticas que incluyen condenas por delitos penales no relacionados con la libertad de expresión.

«Desde que el rey Mohammed VI subió al trono de Marruecos en 1999, Human Rights Watch ha documentado decenas de condenas de periodistas y activistas por cargos relacionados con la libertad de expresión, en violación de su derecho a hacerlo», dijo la ONG con sede en Nueva York. Señala. “Estos juicios continúan. Paralelamente, las autoridades han perfeccionado un enfoque diferente para los críticos más destacados, acusándolos de delitos no relacionados con el discurso, como lavado de dinero, espionaje, violación, agresión sexual e incluso trata de personas”. agregar.

El rey ha hecho caso omiso de las críticas en su discurso, pero el Gobierno marroquí respondió a ellas calificando la investigación de HRW del viernes de «irreal» y «sesgada». Por boca del vocero ejecutivo, Mustafa Baitas, ha señalado que «las tendenciosas acusaciones del documento publicado por HRW no disuadirán a Marruecos de seguir construyendo el Estado de derecho y las instituciones y la defensa de los derechos y libertades», según Europa Press. Baitas agregó que HRW está «socavando los símbolos del reino».

El de HRW no es el único informe que en los últimos días llama la atención sobre el clima de represión a la libertad de información y expresión que se vive en Marruecos en los últimos años. una investigación de Observatorio Judicial de la Fundación Clooney por la Justicia (CFJ), que supervisó el juicio del periodista independiente Omar Radi, concluyó que hubo «graves violaciones de las normas internacionales sobre juicios justos» y que la «presunción de inocencia de Radi se vio comprometida desde el principio». El juicio finalizó el 19 de julio de 2021, con una pena de seis años de prisión, confirmada en apelación el 3 de marzo de 2022. El estudio del caso Radi, dado a conocer el viernes, revela que también estuvo sometido a «detención arbitraria» durante un año. antes del juicio suyo.

“Este caso se ubica en un contexto en Marruecos con un patrón regular de uso de una amplia gama de leyes, incluidos delitos relacionados con el sexo, para empañar la reputación de periodistas y disidentes”, dice el CFJ. La fundación está dirigida por la prestigiosa abogada de derechos humanos Amal Clooney y su marido, el actor George Clooney.

Como es habitual, antes del tradicional discurso, Mohamed VI indultó y redujo las penas al total 1.769 presos. Según ha informado el Ministerio de Justicia a través de la agencia oficial de cartografía, entre los que se benefician de las medidas de clemencia real se encuentran los condenados enfermos, ancianos, embarazadas o que tengan menores a su cargo. De ellos, solo 74 han sido indultados en su totalidad, al resto se les reducirá la pena, informa Efe. A dos reclusos se les ha conmutado la pena de muerte por cadena perpetua y a otros ocho se les ha conmutado la pena por cadena perpetua durante algún tiempo tras las rejas.

Reporteros Sin Fronteras hizo un llamado al soberano para que libere también a tres periodistas, entre ellos el mencionado Omar Radi, quien se encuentra encarcelado por su labor «independiente y crítica». Marruecos está en 2022 en Puesto 135 en el ranking de 180 países que elabora cada año esta ONG para evaluar el estado de la libertad de información en el mundo.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *