Ofensiva legal contra González Cambray y dirigentes escolares que no utilizan el 25% del español


Actualizado

Acusados ​​de acosar a la familia de Canet de Mar a través de las redes, aseguran que fue una «burla» contra los dirigentes del PP

Protesta contra el 25% en Canet
Protesta contra el 25% en CanetPRENSA EUROPA

La Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña (AEB) ha iniciado su ofensiva legal. Este lunes ha comenzado a presentar denuncias por un delito de desobediencia contra los directores de los centros educativos que han dejado de aplicar las medidas cautelares o las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) donde coincidía un mínimo del 25%. de horas lectivas en español para cursos con alumnos cuyos padres lo soliciten.

Coincidiendo con el inicio del curso escolar este lunes, la Generalitat ordenó la semana pasada a los centros escolares que no aplicaran esta orden judicial por considerar que la nueva ley de educación en Cataluña las dejaba obsoletas. Por ello, la AEB también condenó al ministro Josep González-Cambray ya la secretaria general de Educación, Patricia Gom, por esta posible desobediencia.

La estrategia jurídica de la AEB es hacer un llamado al TSJC a los colegios que ya han comunicado a los padres que dejarán de utilizar el 25% en caso de una posible desobediencia. Sin embargo, comenzarán a presentarse denuncias contra los directores en los tribunales por no cumplir con la orden directa del tribunal a pesar de ser funcionarios públicos. En este sentido, desde la unidad de bilingüismo se destaca que de los 30 centros afectados por la aplicación del 25%, los públicos han informado rápidamente a las familias que debían dejar de hacerlo, mientras que los coordinados aún no lo han hecho. . hecho eso

Uno de los colegios públicos que ha escrito en el TSJC ante una posible desobediencia por no utilizar el 25% como en años anteriores es el colegio Tur del Drac de Canet de Mar cuyo caso, afectando a un alumno de P5, fue bastante mediático y provocó un linchamiento en las redes familiares a finales del año pasado. Precisamente el juzgado de instrucción número 12 de Barcelona ha recibido a cuatro investigados por un presunto delito de odio. Dos de ellos se negaron a declarar mientras que otro aseguró que se trató de un ejercicio de libertad de expresión con «respeto» dentro de las redes sociales enmarcado en el debate político sobre la inmersión.

Otro imputado, que escribió en las redes «Ya tengo la carne de un niño castellano parlante para hacer las canaletas». Ha explicado que hubo «burla» o «sarcasmo» por las declaraciones de representantes del PP, como su exlíder Pablo Casado, contra la escuela catalana y la inmersión lingüística y no contra la familia de Canet de Mar, que declarará el próximo semana. En este procedimiento, se espera que Vox ejerza la acusación popular.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *