Venganza en la discoteca Caa Brava: «Aquí han visto hasta tripas por fuera»


Actualizado

La sala cambió de nombre, pero según los vecinos los participantes siguen siendo los mismos

Un joven recibe un disparo en la cabeza en una pelea a la salida de una discoteca de FuenlabradaMUNDO

El Fuenlabrada amaneció ayer, lunes, conmocionado y con resaca. Las botellas de alcohol esparcidas por la sala Caa Brava fueron solo el atrezo de una madrugada donde se selló un asesinato más que violento, en sangre fria y premeditado, entre bandas latinas según aseguran fuentes policiales a este diario.

Muchas preguntas, de momento, para tan pocas respuestas dejan un escenario de incertidumbre que se ha apoderado del barrio. «Queremos que cierren ese club nocturno, siempre hay ruido y la música suena mucho. Nuestra cama está hasta retumbando”, dijo ayer por la mañana un vecino, tras conocer el incidente.

“Es visitado, sobre todo, por sudamericanos. Antes se llamaba Yar, pero recientemente se cambió el nombre a Caa Brava. las personas que lo visitan no han cambiado, son las mismas. Hemos visto peleas aquí, incluso siendo apuñalados con cuchillos y personas con los intestinos sobresaliendo. Hace como cuatro años también mataron a tiros a un marroquí», añade su mujer, con la que había salido a pasear.

se estaba refiriendo a Magreb, 39 años quien fue acribillado a balazos en 2017, a solo 400 metros de la sala Caa Brava, luego de robar supuestamente 600 kilos de cocaína. Zona caliente para unos y tranquila para otros, aunque este hecho ha reabierto viejas heridas. «Caminando solo de noche… corres el riesgo de que te pase algo. El barrio ahora es inseguro», dijo Florentino, un residente de toda la vida, quien también se quejó de que de mucho ruido y olores de ferales causado por los asistentes al concierto.

Bolas incrustadas en la fachada

Algunos de los presentes relataron que el incidente los sorprendió ya que recién se habían despertado, aunque pensaron que había sido un accidente automovilístico: “Después de escuchar varios ruidos, nos asomamos y vimos mucho ruido«.

A lo largo de la mañana, miembros del cuerpo científico de la Policía Nacional trabajaron en la recogida de pruebas y en el examen del lugar donde se apreciaban las manchas de sangre. Fueron atendidos por el servicio de limpieza municipal, pero a última hora de la mañana aún se podían ver entre los adoquines restos humanos, siendo devorado por insectos, y dos heridas de bala en la fachada de un taller de autopartes. De hecho, ambos casquillos estaban incrustados detrás de dos carteles publicitarios de este negocio.

Proximidad a Aprox.
Los alrededores de Caa Brava.EFE

La policía les prohibió abrir mientras la investigación estaba en curso. Enrique, dueño del taller del mismo negocio, que comparte pared con Caa Brava, revela que no es una discoteca cualquiera, son los promotores los que alquilan el local para celebrar sus fiestas. “Habrá quien diga que esto se ve venir. Para nada. En todos los clubes hay movimientos cuando algunos se pasan de la raya con el alcohol, pero de ahí a tiros…Es la primera vez que vemos algo así, concluye Enrique, que al ver todas las cámaras enfocadas en su negocio lo da por hecho, pero sin desanimarse: “Al menos la publicidad de hoy va a ser gratis. ” .

«Hemos pedido en varias ocasiones que se cierre esta sala, no nos permite descansar y crea mucha incertidumbre», explica Manuel en las cercanías, en relación a Caa Brava, un lugar que ha «todos los papeles en regla»según fuentes municipales.

La muerte del joven dominicano, de 21 años, motivó que el Ayuntamiento de Fuenlabrada convocara ayer, lunes, una reunión extraordinaria de la junta de seguridad local, donde envió un «mensaje tranquilizador» y ha recordado que la ciudad «está entre las más seguras de la sociedad y también de toda España».

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *