El «piso de drogas» de Ricart, el asesino de Alcasser, era un «supermercado» de cocaína, heroína y hachís


Actualizado

Los vecinos aseguran que había mucho movimiento de personas en el inmueble “a toda hora del día”

Miguel Ricart, uno de los sicarios de Alcsser, es detenido en una farmacia de BarcelonaFoto: LA SEXTA | Video: GERMN GONZLEZ / EL MUNDO

Cocaína, heroína, hachís y materiales para el manejo y dosificación de drogas para su distribución. Así lo constató la unidad conjunta formada por agentes de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana, que detuvo este martes a Miguel Ricart, condenado por participar en el crimen de Alcsser en 1992, en un «narcoapartamento» de la zona del Raval. de barcelona La policía llevaba varias semanas controlando el inmueble y ayer, tras obtener una orden judicial, siguió entrando y registrando, además de detener a los dos ocupantes, Ricart y otro hombre de origen sudamericano.

Presuntamente, Ricart será el responsable del «piso de drogas» y trabajará para un grupo criminal que habrá arrendado el inmueble para convertirlo en un punto de venta de droga. Así, los compradores interesados ​​acudieron al inmueble, aunque también se entregó en patinetes eléctricos, según fuentes judiciales.

En este sentido, un vecino del edificio explicó a este medio que «la gente venía día y noche, no había mucho ruido ya veces salían los dos hombres». Algunas de las personas abordadas eran «mujeres de muy mal aspecto, como si estuvieran drogadas» y tenían prisa, algunas con cascos para no ser reconocidas. Ricart vivía en el inmueble desde hacía unos dos meses y presuntamente era el encargado de controlar las ventas, la distribución y los consumidores. Este vecino llegó a poner una pegatina en el intercomunicador para que los habituales de las ‘pisos narco’ tocaran el timbre correcto, por las molestias que sufría.

quique garcaEFE

Los vecinos denunciaban desde hacía tiempo la existencia de un «piso de drogas», y los agentes llevaban tiempo vigilando a los sospechosos. Cuando detuvieron este martes a Ricart, que no opuso resistencia, comprobaron que era el asesino de Alcsser condenado por el secuestro, violación y asesinato de Miriam, Toi y Desire en noviembre de 1992 y cuyos cuerpos aparecían medio enterrados. En 1997 fue condenado a 170 años de prisión, pero tras la suspensión de la Doctrina Parot, la pena se redujo a 21 años. Partió en 2013 y desde entonces ha peregrinado a varias capitales españolas e incluso estuvo un tiempo en Francia.

Los vecinos no tenían idea de quién era. «Me enteré por la tele que habían detenido a uno de los hombres de Alcsser en Barcelona, ​​pero yo no sabía nada, ni escuché la detención, acabé muerta», explica una mujer del tercer piso que ha vivido en el edificio durante 45 años y agregó que la propiedad ha cambiado varias veces de inquilinos. Precisamente, el propietario fue uno de los que denunció este «narcoapartamento». Concentra la mayoría de los «narcoapartamentos» de Barcelona.

Ricart y el otro detenido están acusados ​​de un delito contra la salud pública y están sentados en las celdas de los Mossos a la espera de ir a juicio en unas horas. Los agentes concluyen su informe con la documentación encontrada en el suelo que presentarán al juzgado. Desde que salió de prisión, Ricart es «adicto», según fuentes jurídicas, y por ello se dice que ha sido vinculado a casos de venta de droga además de consumo. Hace un año, la policía lo identificó en una casa de «okupas» en Carabanchel, en Madrid, frecuentada por «yonquis».

foto de piso
foto de pisoPedro Salado / Araba Press

La voluntaria penitenciaria de la unidad de Justicia en Pau Barcelona, ​​Roser García, ha explicado que tras cumplir la pena de prisión por el crimen de Alcsser «no lo querían en ningún sitio» y que «se fue a una ciudad y había manifestaciones delante del Ayuntamiento Hall para echarlo. Ese es el gran trabajo que tenemos socialmente: una persona que ha cumplido una condena, ha hecho lo que ha hecho, ha seguido a la sociedad y debemos ayudarlo, aceptarlo e incorporarlo en lugar de rechazarlo. al final, cuanto más cerca estemos, mejor”. García, junto con Nria Sastre, formó parte de un estudio sobre “la salud mental en el sistema penitenciario catalán. Panorama y Desafíos” que concluye que el 84% de los reclusos sufren algún tipo de enfermedad mental mientras cumplen una condena en prisión, como una adicción.

La detención de Ricart, la primera tras salir de prisión, se produce en el marco de la operación conjunta de los Mossos y la Policía Urbana para acabar con el problema de los «pisos de droga» en el centro de la ciudad. Se trata de operaciones para acabar con las mafias de barrio que controlan diversos inmuebles, algunos ocupados y otros pagando alquiler, y donde suele haber un «administrador», que en este caso fue el condenado por el crimen Alcsser. Su apariencia era muy diferente a cuando salió de prisión en 2013, ya que está mucho más delgado, demacrado y tiene problemas dentales.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *