Un hombre detenido por la desaparición de su pareja en Marbella admite que la mató, la decapitó y arrojó su cuerpo al mar


Actualizado

La víctima había denunciado por malos tratos a su asesino confeso, quien le cortó la cabeza y las manos para intentar encubrir el crimen

El detenido por la desaparición de su pareja en Marbella confiesa que la mató/Vídeo: El mundo

La ex pareja de la mujer si cadáver decapitado y mutilado -sin manos y con una importante incisión en el estómago- apareció el domingo a orillas de una playa de Marbella confesó que la mató y la tiró al mar. La víctima había terminado la relación con su asesino confeso y lo denunció por abuso.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas presuntamente implicadas en la muerte de la mujer desaparecida, de origen colombiano y residente en Marbella. El primero de ellos, expareja sentimental de la víctima, presunto autor material de este macabro crimen y también de origen colombiano, fue detenido este lunes, apenas unas horas después del hallazgo del cuerpo. Este jueves, el juez tomó su decisión admisión a prisión provisionalmente, notificada y sin fianza. Está siendo investigado por los delitos de asesinatos y delitos de alienación.

Ante las pruebas que le incriminaban directamente en la desaparición de su expareja, el principal sospechoso ha admitido en comisarías y antes de comparecer ante los tribunales que él la había matado y que después, con con la intención de ocultar el crimenLa habría mutilado y arrojado al mar.

El segundo detenido en relación a lo ocurrido es amigo del primer detenido que presuntamente lo hizo transferido al autor confeso y la víctima al lugar donde tuvo lugar el homicidio.

la investigación

Investigadores de la Policía Nacional han llevado a cabo una detallada reconstrucción de los hechos y haber encontrado la ubicación exacta donde, según declaraciones del presunto homicida, acabó con la vida de su expareja y donde le cortó la cabeza y las manos antes de arrojarla al agua.

Así, los agentes de la policía científica no solo han podido realizar una inspección visual del enclave, situado en la costa marbellí, sino también han podido recoger restos de lo que paso.

El amigo del director investigado es quien presuntamente los llevó a él ya la víctima, aún con vida, en una furgoneta incautada en Madrid, al lugar donde se produjo el asesinato. Este hombre, que también ha sido detenido, está detenido por su presunto participación en un delito de homicidio como presunto cómplice del crimen

La investigación arrancó el domingo a partir de la denuncia presentada en comisarías por familiares de una mujer, víctima de violencia de género, que había desaparecido hace días ya quien creyeron reconocer en las fotos del cadáver decapitado en Marbella que circularon por internet.

Las llaves

En la denuncia de la familia de la mujer desaparecida, clave para los investigadores, los familiares explicaron que había recibido amenazas de su expareja sentimental -a quien había denunciado por malos tratos a mediados de diciembre- y que el hombre -hoy autor confesó el crimen- la había contactado para amenazarla hace unos días, viola las precauciones emitida por la autoridad judicial tras la detención en relación con el atentado de diciembre.

Las características físicas de la víctima eran similares al cuerpo descuartizado de la mujer hallado en una playa de Marbella en la urbanización de Marbesa, entre Elviria y Las Chapas.

Los familiares de la desaparecida aseguraron desde un inicio que el cuerpo más mutilado fue el de su familiar y aportaron su ADN para que se realicen las verificaciones correspondientes. Aunque los resultados aún no están disponibles para comparar.

La detención del principal sospechoso y la ejecución de varios allanamientos, incluido su domicilio, permitió que varios efectos intervinieran de interés para la investigación, ha precisado la policía.

La víctima y el presunto autor de su muerte mantenían una relación sentimental desde hacía unos cinco meses, ya finales de noviembre la mujer decidió poner fin a la misma. A partir de esa fecha empezaron los problemas y la mujer incluso llegó a presentar una denuncia en la comisaría por un episodio de abuso.

En diciembre del año pasado, el ahora presunto homicida conformó una condena por el delito de maltrato a su ya fallecida pareja. La sentencia fue dictada por el juzgado de violencia de Marbella y consistió en una pena de prisión de seis meses y otros 16 meses de prohibición de comunicarse y acercarse a la víctima. La pena de prisión fue suspendida por un período de dos años con el consentimiento de la fiscalía.

Tras los últimos hechos, las diligencias fueron iniciadas por el juzgado de instrucción número 5 de Marbella, aunque los hechos investigados han tenido lugar, han sido asumidos por Juzgado de violencia contra la mujer de Marbella, responsable de dirigir y coordinar la investigación.

Con esta confesión se resuelve un asesinato que haha conmocionado a la opinión pública y ha mantenido a los investigadores al límite.

La muerte de esta mujer -inicialmente creída relacionada con el narcotráfico- se suma a la lista de más de 230 mujeres asesinadas en Andalucía de la mano de sus socios desde que existen registros.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *