¿Se cansará el público saudí de la Supercopa de España?


Actualizado

Ni el clásico logró colgar el cartel que dice que no hay asientos en King Fahd. La mejor aportación, en Yeda en la final Real Madrid-Atlético de 2020. Con el fútbol saudí en auge, se desconoce cómo será recibido hasta 2029

Aficionados del Real Madrid y del Barça en el stand del Rey Fahd.
Aficionados del Real Madrid y del Barça en el stand del Rey Fahd.EFE

¿Se hartará el público saudita? Supercopa de España? Esa es la gran incógnita que flota en el aire tras tres ediciones donde el duelo entre ambos Real Madrid y FC Barcelona Es el que ha suscitado verdadero interés. El que tuvo lugar el domingo en la final reunió a 57.340 espectadores en un estadio para 67.000 que la RFEF deja en 62.000 en esta competición. Aunque la sensación visual era que estaba casi lleno, con espectadores ocupando incluso las escaleras, lo cierto es que este clásico de la final no fue el partido con mayor multitud desde que se celebró el torneo en Arábica.

La Supercopa de España se celebra en Asia desde 2020 y seguirá hasta 2029. La posibilidad de que el interés decaiga es un temor pese a que Barça y Real Madrid, los únicos equipos atractivos para la afición saudí, tienen presencia asegurada. Y la competencia se ha multiplicado. Al trofeo español se le sumó el italiano, pero también amistosos de clubes repletos de estrellas como psgque vuelve esta temporada con Messi, neymar Y mbappe para conocer a una selección de jugadores de clubes locales Al-Nasr Y al-hillal. Además llega el arranque de una liga naciente que ya cuenta con una estrella como Cristiano Ronaldo. Un ejemplo es que las 25.000 localidades del estadio Al-Nassr Mrsool Park están agotadas para los próximos tres partidos y para el duelo ante la selección parisina en King Fahd, las entradas volaron con dos millones de solicitudes. Un estadio como el de la Supercopa, con precios populares desde los 22 euros hasta los 71, no se llenó y que reventará cuatro días después.

Para saber mas

Los saudíes tienen pasión por el fútbol, ​​pero la élite de este deporte ya no vuelve la cara hacia él. Los esfuerzos del gobierno y sus dólares han logrado multiplicar los eventos, y la multitud comienza a extenderse.

En 2019, el Presidente de la Federación Española, luis rubiales, anunció un cambio de formato para transformar el duelo entre el campeón de Liga y el campeón de Copa del Rey en una final a cuatro en la que también estarían los finalistas. Más tarde se trasladó a través de un acuerdo con el gobierno saudí hasta 2025 alternando sedes entre Jeddah y Riyadh. Todo a través de la mediación de Cosmosla empresa a Gerard Piquéy a cambio de 40 millones por temporada que apoyaría el fútbol no profesional.

La primera edición fue en Jeddah, en el King Abdullah Stadium con un aforo de 62.000 espectadores. La semifinal entre Valencia y Real Madrid reunió a 40.877 espectadores, frente a los 58.410 del Atlético-Barça, por la jugada de Messi. La final entre los dos clubes madrileños fue vista en el estadio por 59.053, la cifra más alta hasta el momento. Y es que la pandemia le impidió volver a los países saudíes en 2021, y se celebró en Sevilla.

A su regreso en 2022, esta vez a Riyadh, las restricciones de capacidad para el protocolo covid Lo hizo de lleno en el clásico que vivió en la semifinal, 30.000 espectadores, pero sólo 8.000 estuvieron en la grada del Atlético-Athletic. En la final, otro lleno total fue el de proclamar campeón al equipo de Ancelotti, para deleite de la numerosa afición blanca.

Con la vuelta a la normalidad tras la pandemia y con 62.000 espectadores, Real Madrid, campeón de Europa y con el Balón de Oro como estandarte, 50.492 aficionados vieron llegar la tanda de penaltis con el Valencia, pero se notaron mucho los huecos en las gradas. Más yo Betis-Barça, al que sólo asistieron 38.624 espectadores. Con el clásico servido, el estadio mostró su mejor cara.

Un torneo legal

Con el interés de Real Madrid y Barça, menos sin Messi, el formato de cuatro solo se justifica como la forma de asegurar que en algún momento habrá duelo entre ambos.

2029 parece lejano en un país cuyo fútbol avanza a pasos agigantados y con inversión para atraer a cualquier equipo del mundo, y que además está bajo revisión legal. Él Valencia reclamación avanzada i Derecho comercial número 2 de Madrid en junio de 2020 por el reparto económico que la RFEF ha realizado en sucesivas ediciones. Tras analizar la documentación que tras dos años y un condenado a pagar las costas judiciales por demora improcedente, enviado el órgano federativo, ha sido admitido a trámite.

Valencia, que han jugado dos Supercopas sin pagar un solo euro por haber reflejado objeciones a los contratos federativos exige compensación económica. Su petición se centra en el reparto de derechos comerciales, que reserva 2,8 millones de euros a Real Madrid y Barcelona, ​​mientras que el Valencia debe cobrar 1,2 millones (les deben los de 2020) y el Betis 750.000 euros. El futuro de este modelo de Supercopa también puede depender del resultado legal de esta demanda.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *